• Acuerdo de París, punto de inflexión histórico

    14 de diciembre 2015 – El pasado 12 de diciembre, los 195 países que integran la Convención Marco  de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático firmaron el denominado “Acuerdo de París” (1), al cierre de la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP21/CMP11),  donde se comprometen a mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de  2ºC y a proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5ºC con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático. Se trata de un acuerdo histórico que marca un punto de inflexión en el derrotero de la lucha contra el cambio climático.

    En París debía lograrse un nuevo y significativo acuerdo sobre el clima para poner en marcha recortes de emisiones de gases de efecto invernadero a partir del 2020. Pese a que el cambio climático es inevitable en cierta medida, en la Conferencia sobre el Clima, celebrada en 2010 en Cancún, los líderes mundiales acordaron limitar en este siglo el calentamiento del planeta a 2 °C y decidieron revisar dicho límite para analizar si debería reducirse aún más, hasta los 1,5 °C”. Eso es lo que propone el pacto que se suscribió en París que se trata del primer acuerdo global, en el que cada país interviene con sus responsabilidades y obligaciones, tras el fracaso del Protocolo de Kioto y del intento de Copenhague.

    Si bien con el texto actual no alcanzaría aún para lograr los objetivos propuestos, el acuerdo puede evolucionar. Las INDC (Intended Nationally Determined Contributions) presentadas, que son los compromisos que cada país propuso para reducir emisiones, no son suficientes para no exceder los  2ºC, por lo que fue acordado que cada 5 años se revisen las contribuciones nacionales  para que sean más ambiciosas y acordes a lo que la ciencia climática exige.  El éxito o el fracaso dependerán de las acciones que se lleven adelante.

    Dos días antes del cierre de la Cumbre, Argentina vivió un cambio de gobierno nacional y en representación de las nuevas autoridades asumió el mando de la delegación oficial, Juan Carlos Villalonga, Diputado Nacional, por Cambiemos, ex Presidente de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires y vocero de Los Verdes quien se comprometió a revisar la contribución presentada en la gestión anterior y a iniciar el proceso para que Argentina asuma un mayor compromiso climático.

    Como parte de nuestra responsabilidad climática, haremos una revisión de la contribución presentada por Argentina en octubre de este año, identificando oportunidades para aumentar nuestro nivel de ambición. Al mismo tiempo, como parte de nuestro compromiso previo al 2020, pondremos en marcha un paquete de acciones que permitan aumentar la ambición previa a la entrada en vigencia del presente acuerdo. Argentina se compromete a realizar todos los esfuerzos necesarios para el cumplimiento de este acuerdo», afirmó en su intervención en el plenario final

    Los Verdes celebramos el cambio de posición de Argentina en la Cumbre, que pasó de tener un rol desalentador a asumir un rol acorde a las históricas circunstancias, y alentamos a que se impulsen las energías renovables y se detenga la forestación, que son los grandes contribuyentes de emisiones en nuestro país.

    Lograr los objetivos establecidos, implica abandonar los fósiles para el 2050. Para que este enorme desafío pueda cumplirse gradualmente deben pensarse mecanismos de financiamiento que lo permitan, deben ponersee en marcha los compromisos adoptados y nuevas metas de reducción. En este contexto Argentina tiene una oportunidad clave: contribuir desarrollando su extraordinario potencial para generar energías renovables.

    El flamante gobierno encabezado por Mauricio Macri se comprometió a que al final de su mandato la matriz eléctrica esté compuesta por cerca de un 10% de renovables. Esperamos y alentamos a que el escenario que plantea el flamante acuerdo de París sea tomado como la señal que se necesita para la acción. Ya no hay tiempo.

    Texto completo del acuerdo: AcuerdoCOP21

     

  • “LA ORDENANZA ES UN VALIOSO PRIMER PASO PARA REDUCIR EL IMPACTO AMBIENTAL DE LAS BOLSAS”

    16 de octubre  2015 – Tras casi ocho años de debate, ayer a última hora, el Concejo Deliberante de la ciudad de Rosario aprobó una ordenanza que regula la utilización de bolsas plásticas en grandes supermercados y autoservicios. El objetivo central de la norma es impulsar la disminución progresiva de su utilización para reducir su impacto ambiental.

    La medida, aprobada por la Comisión de Ecología del Concejo, contempla la entrega de hasta cuatro bolsas gratuitas durante el primer año, dos a partir del segundo y establece el cobro de todas las bolsas a partir del tercero.  También exige a los comercios la entrega de bolsas plásticas estandarizadas según Norma IRAM de color negro o anaranjado y prevé la comercialización de bolsas reutilizables.  Además  los establecimientos que tengan un mínimo de cuatro cajas deberán habilitar al menos una bajo el nombre de “caja verde” en donde no se repartirán bolsas.

    «Celebramos que se hayan incorporado en la ordenanza las sugerencias que hicimos. Ambientalmente lo ideal sería prohibir la entrega de bolsas plásticas, pero eso es inaplicable en las condiciones actuales. Esta medida es un valioso primer paso para reducir el impacto de las bolsas y esperamos que pueda hacerse efectivo su cumplimiento. Rosario tiene mucho que hacer aún en materia de gestión de residuos y este tipo de iniciativas contribuyen a ese proceso» destacó Gonzalo Gorostarzu, coordinador de Los Verdes Santa Fe.

    La reciente norma complementa la Ordenanza 8335/08 de Basura Cero que obliga a la ciudad a reducir la cantidad de basura que se envía a relleno sanitario y que aún está lejos de cumplir con las metas establecidas.

     

     

     

  • La protección de humedales quedó fuera de la propuesta Argentina para luchar contra el cambio climático

    2 de octubre de 2015. En el día de ayer, la Argentina presentó formalmente ante la ONU su INDC (Intended Nationally Determined Contributions, por sus siglas en inglés) que contiene el compromiso del país para la reducción de gases de efecto invernadero de cara a la Vigésimo Primera Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de Naciones Unidas contra el Cambio Climático (CMNUCCC) que tendrá lugar en París a fin de año. En la cumbre, los países deberán alcanzar un acuerdo global que reemplace al Protocolo de Kioto, dirigido a mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados.

    La propuesta argentina, que establece una reducción del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero para el período 2020-2030, contiene una serie de medidas destinadas a dar cumplimiento de la meta propuesta por el país –una de las menos ambiciosas de la región-. Dentro de ellas, no figura una estrategia de protección de los humedales, ecosistemas vitales para la mitigación y adaptación del cambio climático.

    Los humedales  son fijadores de carbono y amortiguan tanto sequías como inundaciones. Así lo reconoció la Resolución 24 de la Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional, en su Conferencia de las Partes Nº 10, en el 2008 sobre “Cambio Climático y Humedales”, de la cual Argentina es parte. En la misma se insta a sus miembros “a que administren los humedales racionalmente para reducir las múltiples presiones que éstos enfrentan y aumentar su capacidad de recuperación ante el cambio climático y a que aprovechen las importantes oportunidades que presenta el uso de los humedales de forma racional como opción de respuesta para reducir los impactos del cambio climático”.

    Al mismo tiempo, los humedales son ecosistemas muy vulnerables al cambio climático, siendo especialmente sensibles a la ocurrencia de fenómenos extremos, las modificaciones en las temperaturas y en los patrones de precipitación. Informes científicos indican que la degradación y pérdida de muchos tipos de humedales está ocurriendo con mayor rapidez que en otros ecosistemas y que es probable que el cambio climático exacerbe esta tendencia, reduciendo su capacidad en el secuestro y almacenamiento de carbono. De hecho su degradación, como sucede en el caso de las turberas, los convierte en emisores de gases de efecto invernadero.

    En su Quinto Informe de Evaluación, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) concluyó que la mayoría de las estimaciones globales no incluyen las emisiones derivadas de la combustión o la descomposición de turba después de un cambio de uso del suelo; y que, en particular, la descomposición del carbono en humedales y turberas no está reflejada en los modelos a pesar de la gran cantidad de carbono almacenado en estos ecosistemas y de su vulnerabilidad al calentamiento y a los cambios en el uso del suelo.

    Por su parte, la Convención de Cambio Climático (CMNUCC) adoptó a través de la Decisión 2/CMP.7 una nueva actividad de “drenaje y rehumidificación de humedales” para un segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto. En el mismo se reconoce que mediante la rehumidificación también se pueden restaurar los humedales hasta alcanzar un estado en el que las emisiones netas de CO2 se reducen mucho o incluso llegan a ser negativas, haciendo que estos funcionen como absorbedores netos de gases efecto invernadero de la atmósfera.

    Desde mediados de 2014 un proyecto de Ley de Humedales se encuentra demorado en la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente Humano del Congreso de la Nación a la espera de ser sancionado. De no llegar al recinto este año, el proyecto perderá estado parlamentario. Más de 100 organizaciones de todo el país vienen trabajando para que los Diputados aprueben la ley de vital importancia para la protección de estos ecosistemas.

  • Argentina lleva una débil propuesta de compromiso climático a la COP21

    29 de septiembre 2015 – Argentina presentó ayer oficialmente la propuesta nacional que asumirá ante sus pares en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 –COP21 – que se realizará en París desde el 30 de noviembre hasta el 11 de diciembre. Mediante este compromiso denominado INDC (Intended Nationally Determined Contribution, por sus siglas en inglés), nuestro país se comprometerá a una reducción del 15% de emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030 respecto de las misiones tendenciales o Business as Usual (BAU).

    “La INDC argentina es de muy poca ambición e incompatible con el objetivo de mantener la suba de la temperatura global dentro de los 2°C.  Supone que las emisiones de CO2 seguirán creciendo en el 2030 cuando Argentina ya debería estar con sus emisiones en baja. El compromiso debería ser al menos de estabilización fijando una meta de al menos un 20% de reducción de emisiones”, señaló Juan Carlos Villalonga, vocero de Los Verdes.

    En la COP21 deberá adoptarse un acuerdo global vinculante que incluya los compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para todos los países para el período 2020-2030 y que logre mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C.  Como paso previo, cada país presenta su propuesta nacional que se da a conocer públicamente antes del comienzo de la Cumbre. El compromiso local conocido ayer se basa en tomar como referencia un escenario BAU (Business as Usual) en el que no se adoptan medidas de mitigación.

    La  meta Argentina fue presentada por el Secretario de Ambiente, Sergio Lorusso, como de reducción del 30%. “Eso es completamente engañoso”, señaló el vocero de Los Verdes. “Se añade que se podría reducir un 15% más en el caso de recibir ayuda externa o sea, es una meta condicional, expresarlo de ese modo es un engaño y, además, duplicar la reducción en base a ayuda, nos indica lo conservadora que es la propuesta del 15%.”

    “Países mucho más pequeños que Argentina han asumido compromisos mayores para enfrentar el cambio climático. Incluso los latinoamericanos como Perú, México o Brasil presentaron planes con mayores aspiraciones en sus metas de reducción de emisiones. El nuestro es engañoso, de escaso alcance y no está a la altura de lo que se debe y puede hacer”, enfatizó ayer Villalonga.

    Hace dos semanas, al conocerse la versión preliminar del documento, Los Verdes difundimos nuestras observaciones a la propuesta (1). Allí señalamos, entre otras deficiencias, el bajo porcentaje de incorporación de energías renovables a la matriz energética hacia 2030.

    (1) Ver comunicado anterior completo http://www.losverdes.org.ar/?s=criticas+INDC

     

     

     

     

  • Nueva sección en el sitio web de Los Verdes: todo sobre cambio climático y la Cumbre de París que decidirá el futuro del planeta

    A días de la COP21 Los Verdes ponen a disposición en su nuevo sitio web una sección especial con un completo informe con preguntas y respuestas clave para entender de qué se trata el cambio climático y cuáles son las negociaciones internacionales que se definirán en la próxima cumbre del clima en París. Accedé desde acá http://www.losverdes.org.ar/faqs/

    25 de septiembre de 2015. Del 30 de noviembre al 11 de diciembre Francia acogerá la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (COP21/CMP11), también llamada “París 2015”, en la que los países deberán alcanzar un nuevo acuerdo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Con el fin de facilitar la comprensión de un tema complejo y el acceso a la información sobre el tema,  Los Verdes lanzaron un micrositio con preguntas y respuestas para que cualquier persona tenga a mano información de base  que facilite el seguimiento de las negociaciones que definirán allí el futuro del planeta. Además de las ya definidas, el portal invita a que los interesados puedan dejar sus propias preguntas para que las respuestas sean sumadas al listado.

    “La Cumbre de París será un evento crucial, ya que debe conducir a un nuevo acuerdo internacional sobre el clima aplicable a todos los países, con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC. Por ello desde Los Verdes intentamos responder preguntas básicas sobre el evento. El trabajo está destinado a todas aquellas personas que no están familiarizadas con el tema y sus implicancias, para que puedan dar seguimiento a lo que será una reunión clave para el destino de la humanidad” señalaron desde la organización.

    Desde Los Verdes alertaron además, que a poco más de 60 días de la Cumbre de París, Argentina es uno de los pocos países que aún no han hecho su presentación formal ante Naciones Unidas de su propuesta de recorte de emisiones.

    En París debe lograrse un nuevo y significativo acuerdo sobre el clima para poner en marcha recortes de emisiones de gases de efecto invernadero post 2020. Este acuerdo debe constituir el tan necesario plan mundial para ralentizar el cambio climático y permitir a la humanidad adaptarse a las consecuencias inevitables que conlleva. Pese a que el cambio climático es inevitable en cierta medida, en la Conferencia sobre el Clima, celebrada en 2010 en Cancún, los líderes mundiales acordaron limitar en este siglo el calentamiento del planeta a 2 °C con respecto a los niveles preindustriales.